Fin de semana


Este fin de semana había quedado con un amigo mio, que si bien no es alguien que se pueda llamar guapo, si que tiene una personalidad bastante interesante. Se podría decir que es un seductor natural.

Mientras iba a buscarle me llamó una amiga que si quería salir a bailar, me apetecía mucho verla, pero ya había quedado así que le pedí que intentara venir con una amiga.

Cinco minutos después recibo su llamada que ya tiene amiga para venir. Recojo a mi amigo, y vamos a por ellas. Ella es guapa, tiene un estilo muy a mi gusto de vestir, …esas cosas que a cada uno en particular nos agrada de alguien.

La amiga, ya podía haber avisado, una rubia impresionante, de 1,70. Color de ojos claros indefinidos y cuerpo con mas curvas que un circuito de velocidad. Mi amigo al verla ya me hizo el gesto de “que buena está pero me sobrepasa”. Él, físicamente de cara puede tener un 5,5 o un 6 (escala de 1 a 10), de cuerpo está bastante mejor. Pero ella no bajaba del 9 en ninguno de los aspectos.

Iniciamos la noche en una disco de música latina por Atocha (Madrid), donde yo con mi amiga tengo pendiente que ella me enseñe a bailar y a eso ibamos, y mi amigo con la otra chica pues agarrados a su copa como excusa para no mover las caderas. De vez en cuando les incítabamos consiguiendo sacarles unos pasos y algo de movimiento. Mi amigo le dirigía algunas palabras a la chica rubia, ella siempre respondiendo de forma cortés pero breve y con una sonrisa siempre en los labios.  Malo, yo intentaba “moverlos” que bailaran, yo con la rubia y mi amigo con mi amiga, para dar un poco de movimiento.

El caso es que de esa disco fuimos a otra por la zona de huertas (Madrid), desde que entramos el DJ estaba preguntando a quien le gustaba el regaetton, se supone que es una disco de música variada, pues 2 horas con regaetton a tope.  Fracaso total, eran las 4:30 am y debido al poco exito del baile decidimos ir a un último sitio, un pub de un conocido.

Al entrar todas las miradas se dirigieron hacia nuestra compañera rubia. El conocido tardó entre cero y 1 segundo en preguntarnos si venía con nosotros. Después de un rato de música variada (latina, se pusieron todos de acuerdo), empezaron a poner música española de los 80-90. Ese momento creo que fué decisivo, mi amigo intentaba que la chica rubia bailara, yo la hacia señas de aprobación y mi amiga igual. En ese momento se nos acercó un borrachillo de los que pululan la noche madrileña intentando explicar algo que ninguno conseguimos adivinar que era. Mi amigo, con mucha mano izquierda y entre gracietas consiguió que nos dejara de molestar pero sin dar la sensación que no le queriamos con nosotros.

Quizás los intentos de mi amigo toda la noche por ser agradable, quizás el hacerle notar a la chica que no era un objetivo sexual sino alguien que estaba en el grupo, quizás todo eso junto a que mi amigo la trato de igual a igual, todo eso puede que le hiciera mella.

Al día siguiente estaba mi amiga hablando conmigo y preguntándome como su amiga podía contactar con mi amigo. Ella le llamó a el, y bueno, el resto es cosa suya. Mi labor está hecha.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s